Industria camaronera

0

 

 

En Colombia existe un “boom” de la producción de camarón en las aguas de la zona de El Filo, en el departamento del Chocó.

pesca Camaron

 

Cerca de una tonelada de camarón de las aguas profundas de Colombia se capturan a diario en cada uno de los barcos de la industria camaronera del país, que pescan en aguas de la zona de El Filo, en el departamento del Chocó.

“Esta es toda una ‘bonanza’ camaronera que inició en abril pasado e irá hasta finales de mayo; diariamente, entre 16 y 20 embarcaciones se encuentran faenando en este sitio, así que el país está produciendo en promedio unas 15 toneladas al día”, señalo Martha Lucía De La Pava, profesional especializada de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap), organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia.

Segùn la funcionaria, esta situación de alta oferta de camarón no se presentaba desde hace una década, cuando en 2005 las estadísticas de la Aunap dieron cuenta de exportaciones por un total de 52 contenedores, que representaron 1.040 toneladas de camarón. Así, se espera que este año pueda repetirse el mismo fenómeno.

En el 2015 se exportaron 16 contenedores, algo así como unas 320 toneladas y siendo muy conservadores, se estima que este año se pueda llegar a los 37 contenedores, lo que representaría unas 740 toneladas de camarón.

De esta manera, la industria camaronera colombiana está pasando por un ‘boom’ ante alta oferta del recurso y el buen negocio que esto les representa; según los camaroneros, los costos en los que se incurren son muy altos, particularmente, por el precio del combustible.

“Una embarcación necesita, aproximadamente, 10.000 galones de combustible para una faena que dura 45 días, la inversión con una gran probabilidad de incertidumbre en el resultado, puede alcanzar entre 50 y 60 millones de pesos. “Para alcanzar el punto de equilibrio diariamente debe capturarse lo suficiente para llenar unas 200 cajas, cada una con una capacidad de 2 kilos, algo así como unas 440 libras por día.

En la actualidad el recurso es tan abundante que se está capturando para llenar unas 500 cajas diarias, por cada embarcación”, dijo un camaronero consultado por Aunap.

Vale la pena destacar que cada embarcación genera unos 25 empleos directos, si se cuenta la tripulación que va a bordo, el personal en puerto en el momento de la descarga y las platoneras (mujeres cabeza de hogar que le dan sustento a su familia con el pescado que  llevan en su bandeja sobre la cabeza).

Caron

 

¿A qué se debe esa sobre producción?

Acerca de esta inusitada oferta del recurso pesquero marino, la Aunap indicó que las medidas de carácter administrativo adoptadas, como la veda y las Zonas Exclusivas de Pesca Artesanal (ZEPA) permitieron que el recurso se recuperara, al respetarse su ciclo de reproducción.

“En segundo lugar, se racionalizó el esfuerzo, de acuerdo con las investigaciones realizadas por Invemar; es decir, los barcos que faenan lo hacen dentro de los límites que permite la disponibilidad del curso, en otras palabras, dentro de la Captura Total Admisible (TAC) y en las zonas geográficas y días permitidos.

“El producto está bien posicionado en el mercado extranjero y es muy apetecido, gracias a las buenas prácticas pesqueras y de manufactura”, dijo un vocero de Aunap, de hecho Colombia es el único país de la región, en el cual el camarón es capturado, clasificado y congelado a bordo, lo que le permite comercializarlo con cabeza y aprovecharlo entero.

Viene más abundancia

Se avecina otra temporada para este tipo de pesquería que iniciará en septiembre y se prolongará hasta noviembre, en la zona sur, cerca de Cabo Manglares, donde se espera obtener con la especie de camarón ‘coliflor’ (la misma gamba española), los mismos resultados que se han obtenido hasta el momento.

Por su parte, el camarón de aguas someras es otro renglón importante para la economía regional, y en este sentido, los pescadores artesanales día a día han aprendido a mejorar sus prácticas de captura y protección de este recurso.

“Hemos logrado concientizar una amplia parte de la población a través de talleres prácticos en región, con temas como el uso de las artes de pesca que deben utilizarse en cada faena, también se actualizan sobre buenas prácticas pesqueras y de manufactura”, aseguró Martha de la Pava.

“Además -agrega- a los pescadores se les entregan herramientas de seguridad, y se les proporciona acompañamiento continuo para que puedan desarrollar otras alternativas en épocas de veda”.

La producción anual de camarón de aguas someras se sitúa entre 800 y 1.000 toneladas anuales, de las cuales se exporta el 80 %, mientras que el restante 20 % abastece el mercado local.

Los países donde es más apetecido el producto colombiano son España e Italia, que compran el camarón completo, es decir con cabeza, mientras que el mercado estadounidense reporta el mayor consumo en las colas de camarón o de langostino blanco.

Localmente, los más altos consumos se reportan en Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga.

Si las cosas y las faenas para la pesca industrial y artesanal siguen reportando tales niveles de captura, es probable que el 2016 sea recordado como uno de los mejores años, para un sector que ha esperado durante mucho tiempo este resultado.

Share.

About Author

Comments are closed.